Archivo diario: noviembre 24, 2007

Analisis del libro: Maquío, mi padre. Por Tatiana Clouthier

maquio1.jpg

Clouthier, Tatiana.

Maquío, mi padre. El hombre y el político.

Presentación por Olga Wornat.

Primera edición.

México, D.F., Grijalbo, Septiembre del 2007.

190 pp.

A continuación presentaré un análisis capítulo por capítulo de este libro. Espero y les agrade.

1. La muerte, una invitada permanente.

En este capítulo la autora nos da un gran impacto, dado que inicia con la parte más trágica de la vida de Manuel J. Cloutier, con su muerte. Menciona muchos datos interesantes, desde que su abuela le dice a Clouthier el miedo que tiene por su hijo dado que está involucrado en la política; habla de que Clouthier no deseaba vivir mucho más allá de ver un poco de justicia en México (lo cual para la autora pudo ser que el primer candidato de oposición Ernesto Ruffo Appel del PAN en Baja California ganó las elecciones).

La autora menciona como su padre temía desde hace tiempo, por su muerte por eso menciona cartas que hizo para que leyeran sus 11 hijos después de que él muriera.

La hija de Clouthier narra la parte más trágica, recibió una llamada de que fuera a Sinaloa (ella recidía en Monterrey) puesto que su padre había muerto. Menciona los datos de la trágica muerte, un accidente en el que su carro choca con un camión conducido por Aureliano Flores Gómez de 32 años, en el kilometro 158 + 100, de la carretera Culiacán – Mazatlán, en donde aproximadamente a las 10:30 de la mañana fallecieron Javier Calvo (entonces diputa y presidente del PAN en Sinaloa) y Manuel J. Clouthier.

Al entierro acudieron multitud de personajes, pero más una multitud de personas que le atribuían a Maquío un cambio político en la historia del país.

maquio3.jpg

2. Antepasados e Infancia.

La familia Clouthier proviene de mediados del siglo XIX cuando el canadiense Jean Auguste Clouthier, un médico, decide quedarse a vivir en México.

La dinastía cuenta con varios Manuel Clouthier, Manuel Clouthier Andrade (abuelo de Maquío), un campesino que heredó gran cantidad de tierra y la tuvo que vender ante la amenaza de ser expropiadas por el gobierno de Cárdenas. Manuel Clouthier Martinez de Castro (padre de Maquío) un campesino con el que Maquío nunca se llevó muy bien, que se divorció de su esposa Cristina del Rincón, a la cual Maquío esta más apegado.

Dado esta última situación Maquío fue enviado a estudiar la preparatoria en Estados Unidos y de ahi a estudiar la Universidad en Monterrey.

3. Monterrey, casa por elección.

Monterrey fue la casa de Clouthier, mientras el estudiaba para ser ingeniero agrónomo y al mismo tiempo desarrollaba su gran pasión por el fútbol americano.

El Tec de Monterrey fue el lugar donde conoció a grandes de sus amigos, además desarrollo un gran amor a la institución, tanto que se las sugirió a todos sus hijos para estudiar en ella y además gracias a sus esfuerzos abrieron el Tec en Monterrey en Culiacán.

Su fascinación por el fútbol americano lo llevó a ser titular en el equipo de los Borregos en el cual demostro muchas habilidades.

Al final de cuentas sacó grandes cosas de su estadia en Monterrey, muchos amigos, un gran sentido por la responsabilidad y el deseo de llevar una vida austera, deseo inculcado en sus hijos según nos dice la autora.

4. Su familia.

Se casó a los 25 años con una conocida de mucho tiempo, Leticia Carrillo Cázares, de este matrimonio surgió una gran familia, nada más que 11 hijos.

Maquío amaba mucho a sus hijos y era muy estricto con ellos. Jugaba con ellos cuando era chico y los animaba a todos a desarrollar un interés por los deportes, cosa que casi todos hicieron. Una cosa que su hija recuerda mucho eran sus viajes a las playas en camioneta en donde pasaban gran parte de sus vacaciones y comían delicioso.

La autora dice que su padre los inculco un gran sentido de libertad pero aunado a la idea que todo lo que hicieran iba sujeto a una serie de responsabilidades. Esto lo hizo de muchas maneras, incluso la autora recuerda que cuando su hermana mayor consiguió un trabajo le pidió un auto a su padre, el cual se lo dio con gusto pero a su vez con la responsabilidad de mantener a sus dos hermanos que vivían con ella en Monterrey.

Además la autora menciona la muerte de su hermano, Cid Clouthier, el cual a la corta edad de 11 años se suicidó después de una disputa con su padre, ese fue el mayor dolor que vivió Maquío en su vida según narra su hija y nunca escondió este hecho, porque según Manuel J. Clouthier las cosas debían ser dichas por su nombre.

Su papá amaba la hora de la comida un ritual familiar, algo que se insinuaba en su gordura cosa que nunca oculto y de la cual nunca renegó y más bien hacía mofa, además le gustaba mucho apostar y era muy romántico, cantaba, llevaba serenata y le gustaba recitar poemas.

Él odiaba mucho las mentiras, cosa que lo sacaba de quicio.

Él por sus ocupaciones y su forma de ser, era muy ausente con sus hijos aunque trataba de algún modo de demostrales su amor, además siempre quizo que se regresaran a vivir a Culiacán, cosa que sólo 3 hijos hacen en la actualidad.

5. Vida profesional.

maquio5.jpg

El ingeniero Cloutier tenía olfato para los negocios y durante su vida profesional dirigió 14 empresas. Además, tenía un sentido medio socialista, por lo que siempre ayudó a sus trabajadores y a los hijos de estos.

Algunas cosas en las que ayudó a sus trabajadores fue pagándoles más que el salario mínimo, ayudándoles a crear fondos de ahorro, les daba vales de despensa, les vendía los productos que se hacían en el negocio a un precio más bajo, apoyaba a los trabajadores y a los hijos de estos en edad escolar con becas, les tenía un servicio de comedor, les daba un aguinaldo mayor de ley, les daba servicios médicos gratuitos, festejaba con ellos el día de reyes dando regalos a los hijos de los trabajadores, promovía actividades deportivas entre sus trabajadores, daba premios por asistencias y puntualidad, un justo reparto de utilidades, un seguro de vida gratuito para todos sus trabajadores, ayuda en gastos funerarios, apoyo para vivienda a algunos trabajadores, les daba uniformes, capacitación y adiestramiento y les regalaba una revista sobre todo lo que pasaba en los predios en donde estaban los campos de cultivo.

Durante el período de Luis Echeverría Álvarez lo acusaron de latifundista y Clouthier hizo una campaña para defender sus tierras, en la cual fue apoyado por sus trabajadores los cuales estaban muy agradecidos por le trato de Maquío, al final de cuentas no le quitaron sus tierras.

El se convirtió en un importante lider empresarial y ocupó varios cargos de los cuales el más importante fue el de Presidente y consejero durante 10 años de la COPARMEX (Presidente sólo de 1978 a 1980) y además fue Presidente del Consejo Coordinador Empresarial de 1981 a 1983.

Despúes de eso regresó a sus casa para lo que parecia un regreso tranquilo pero ahi empezaría otra etapa de su vida.

6. Su herencia política viva: construyendo una ciudadanía.

Cuando el Presidente López Portillo nacionalizó la banca fue cuando Maquío sintió interes en participar en la vida de su país desde un ámbito más comprometido.

Fue elegido candidato del PAN en 1986 para contender por las elecciones del Estado de Sinaloa el 26 de octubre de ese año.

El hizo una gran campaña y recibió apoyo de mucha gente, pero perdió las elecciones ante el candidato del PRI Francisco Labastida, en unas elecciones que parecieron fraudulentas, por las que Clouthier y muchos de sus seguidores protestaron de diferentes maneras.

Maquío fue elegido después candidato para la Presidencia de la República en 1987 por el PAN, con una campaña de 6 meses alrededor dle país, algunos mítines muy conmovedores, la histora término como todos sabemos, se cayó el sistema computacional la noche de las elecciones y al reanudarse se anunció que el PRI había ganado las elecciones, incluso el presidente en turno dijo años después que las acciones que tomaron esa noche fueron necesarias, fueron un “fraude patriótico”.

Las elecciones no terminaron ahi para Maquío, el llevó más allá sus intentos y se reunió con los otros dos candidatos de oposición en las elecciones Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Ibarra de Piedra para hacer un llamado a la legalidad.

Otras cosas que buscó Manuel J. Clouthier fue desmitificar la figura del presidente como un poder máximo que toma las mejores decisiones para el país además de crear una verdadera oposición y dejar atrás el unipartidismo.

Maquío encabezó una verdadera resistencia civil pacífica, invitó a no pagar la tenencia en Coahuila, llamó a la desobediencia civil. Hizo una marcha del silencio en Mérida, en la que portaban un tapabocas que decía “Que hable México” (el que fué lema del PRI en esas elecciones). Además llamó a hacer boicots contra las televisoras y radiodifusoras que escondían la verdad al público como Televisa o el Grupo Rivas (de Yucatán).

En cada reunión que hacía el grupo para protestar, tenían que seguir extrictamente 4 indicaciones: Todas las acciones debían ser pacíficas; cantar el Himno Nacional en todos los actos; llevar mantas alusivas al movimiento en todos los actos; y la más importante jamás responder a ninguna provocación física o verbal.

Una de las acciones más interesantes fue una cadena humana, para tomar la Avenida Insurgentes en la Ciudad de México, esta idea llevaba una gran indicación: “Debe realizarse a media mañana, media tarde o en la noche, para evitar la molestia a la gente que trabaja, y determinar la duración con anticipación pero que no exceda de una hora”. Con esto la autora menciona la diferencia entre la resistencia civil de su padre y la que se vivió en la ciudad de México el año pasado.

Cuando se califico el proceso electoral como legal, Maquío hizo una huelga de hambre, en el Ángel de la Independencia, entre el 15 y el 22 de diciembre de 1988.

Para la autora Maquío, su padre, dejó huella en millones de mexicanos, queriendo que nunca se olvide de su lucha que lo que Clouthier buscaba era que el mexicano fuera el que se levantara, el que creyera en si mismo, el que luchara por ellos.

maqui2.jpg

MI OPINIÓN PERSONAL

Manuel J. Clouthier fue un personaje político muy representativo, un luchador, alguién que levantó la mano porque se cansó de lo que estaba pasando en su país, espero que mucho de nosotros al igual que él nos cansemos pronto, y empezemos a luchar por nuestro país al igual que él lo hizo.

Su historia es muy impresionante, probablemente es un poco mejor pintada por su hija que como lo fue en la realidad, pero eso no le quita méritos a la lucha que le conocimos a Clouthier.

Manuel J. Clouthier, murió por su país, nosotros debemos luchar y vivir por él, podemos seguir su ejemplo o hacer algo más discreto, lo que no se vale es no hacer nada.

maquio4.jpg

Anuncios