Archivo de la categoría: Social

Un pequeña historia de vida laboral: Mi Abuelo, Pedro Pérez Aceves

img_0674.jpg

Hace poco tiempo me senté a platicar con mi abuelo paterno, su nombre es Pedro Pérez Aceves, yo sabía que el había sido bracero, por eso le hice el comentario de que habíamos hablado un poco del programa Bracero en la escuela, entonces el me dijo que si quería saber algo el me podía hablar de su experiencia y así que a continuación armaré su historia de vida laboral y unos datos más de su vida gracias a la platica que surgió aquel día, además de todas las conversaciones e historias contadas por él o por otros miembros de mi familia durante estos años que he formado parte de la familia Pérez Hernández.

Pedro Pérez Aceves nació hace 71 años, el 29 de junio de 1936 en el rancho “El Cacalote” aunque ahora se llama “La Purisima”, que forma parte del municipio de Zapotlanejo, Jalisco.

Cuando tenía como 8 años su familia se mudó a Magdalena, porque su papá consiguió un trabajo de “chivero”, cuidaba chivas y además sembraba, ese trabajo de chivero fue al primero que mi abuelo Pedro se dedicó. Por desgracia hubo una epidemia en Magdalena y esta cobró la vida de un hermano de Pedro, por lo que a familia decidió regresarse a La Purisima.

Mi abuelo trabajó de campesino desde los 12 años, luego se casó con Aurora a la edad de 20 años.

Mi abuelo hizo su primera incursión como Bracero en 1957, y lo hizo continuamente hasta 1963, duró 6 años llendo y viniendo, asu regreso continuaba su labor de campesino. Para empezar el programa, fue a Chihuahua con personas de su pueblo, allá la primera vez permaceció 15 días para ser colocado, las siguientes ocaciones no duró tanto tiempo; había gente que duraba menos tiempo el decía que iban apalabrados o pagaban su lugar más caro que los demás, por que si, para entrar en el programa había que pagar una cuota.

bracero1.gif

Estuvo en muchos pueblos de Estados Unidos, Pecos (TX), Amarillo(TX), Waco (TX), Temple (TX), Childress (TX), Modesto (CA), Stockton (CA), Chico (CA), esos fueron algunos en los que estuvo, aunque obviamente no era en el pueblo donde vivía sino en ranchos cercanos. En esos ranchos se dedico a ser campesino, en especial a pizcar, pizcaban de todo, naranjas, limones, duraznos, mandarinas, algodón, uva, maiz, fresa, lo que hubiera.

No se podía quejar mucho de donde dormir, dormía en las famosas barracas, caballerizas adaptadas como dormitorios. Además comía ahi mismo, sus recuerdos más malos fueron de Amarillo, donde comía en sus ranchería aledaña de lunes a viernes de 500 a 1000 hombres, pero los sábados y domingos tenían que ir a la cabeza del rancho, porque sólo ahí trabajaban las cocineras, y habían mas de 7000 trabajadores en filas enormes, decía que una vez servido tu plato y con tu pan y encontrar un lugar en una mesa, tenías que devorar todo rápidamente, además de por tener hambre, porque los encargados te corrían de la mesa.

Había tiendas en los campos, como las famosas tiendas de raya en la época porfirista, podías pagar con los tickets en los que te marcaban cuanto habías recogido ese día.

Trabajaba a destajo, así que podías trabajar lo que quisieras, el trabajaba incluso 14 horas, sin trabajo no había comida, no había dinero que mandar a la familia.

En Estados Unidos no necesitaba hablar mucho inglés, además de que iban muchas personas de su mismo rancho, había muchisimos mexicanos y además el mayordomo (una especie de capataz) por lo general era chicano y hablaba español e inglés.

En 1963, el se escapó de Childress, Texas con un compadre, fue la última vez que estuvo en el programa Bracero, no se arrepiente mucho de haberlo hecho, primero porque poco tiempo después se acabó el programa y otra porque conoció Chicago, lugar al que regreso varias veces entre 1963 y 1973 a trabajar por temporadas.

El recuerda que en 1963 se dirigía a La Joya, Caifornia a visitar a una de sus hermanas cuando mataron al presidente Kennedy, a él no le importó mucho.

Entre 1963 y 1973 estuvo llendo y viniendo como mojado a Estados Unidos principalmente a trabajar en Chicago, sino a traer fayuca de Laredo, Texas.

En 1971 y 1972 se llevó en dos ocaciones a su hijo mayor Carlos, a trabajar con él, cuando sólo tenía 14 años, a mi tío Carlos le encantó Chicago, donde trabajan en la construcción y en los campos y él sí aprendió inglés.

En 1973, mi abuelo regresó a México para quedarse, se había cansado de tantas vueltas, además había fallecido un hijo de él y se quería quedar un tiempo con la familia; ya no regresó a Estados Unidos a trabajar nunca más.

Durante 1973 y 1977 trabajó de refresquero, o más bien de repartidor de refrescos. Repartía en todo el occidente del país refrescos de las marcas Caballito, Chaparritas, AGA y Señorial. Después sus cuñados lo invitaron a trabajar de camionero, el no aceptó, dijo que era un trabajo muy peligroso.

En 1978 y hasta 1997 manejo una tlapalería, que cambio de sede tres veces, se llamaba tlapaería México, pero eso fue ya aquí en Guadalajara cuando se mudó con toda su familia para aca. Ese mismo año (78) falleció otro hijo de él, no ha vuelto a morir otro, por lo que le sobreviven 8 hijos, 6 hombres y 2 mujeres; uno de los hombres y las dos mujeres viven como inmigrantes ilegales en Texas, Iowa y Nebraska.

En 1983 compró un rancho en Zapotlanejo, en una ex-hacienda llamada “La Palma”, el terreno era muy grande y lo llenó principalmente de árboles de guayaba, por lo que es conocido en Zapotlanejo como “La Guayabera”, del terreno aquel nunca hizo un gran negocio, sólamente quería un lugar para recordar su temporada de campesino y para descansar. En sus mejores tiempos vendía las guayabas a tiendas o a una fabrica de dulces en la que hacían rollo de guayaba. De aquel terreno ahora sólo le quedan 2 hectáreas y tiene Guayabos, Naranjos, Mangos, Limas, Limoneros, un pequeño maizal, dos manzanos, dos duraznos y unos cuantos borregos. Antes llegó a tener puercos y chivos (para recordar que fue chivero, nos dice).

Hoy en día trabaja sólo por gusto en su rancho y va a ver a sus hijos trabajar en una bodega, a veces les ayuda.

Esa es la historia laboral de mi abuelo, espero y les sirva de algo.

img_0693.jpg

La polémica viva: La legalización de las drogas en México

drogas2.jpg

Para iniciar con este tema tan controversial deberíamos considerar que es una droga. Un artículo en Wikipedia la enciclopedia libra definen así a las drogas:

“Una droga, fármaco o medicamento es cualquier sustancia con capacidad de alterar un proceso biológico o químico en un organismo vivo con un propósito no nutricional. Son ejemplos de sus innumerables usos, el alterar intencionalmente la conciencia,caso en el que se denomina mejor como sustancia psicoactiva; combatir una enfermedad, aumentar la resistencia física o modificar la respuesta inmunolgógica. Popularmente, el término droga suele utilizarse preferencialmente para referirse a las de uso ilegal y que producen psicoactividad.”

Con este antecedente y ver que las drogas hacen tanto un gran bien como un gran mal a la humanidad, gracias al tipo de uso que se le de, se ha abierto una gran discusión no sólo en México, sino en el mundo entero sobre si se debe o no legalizar el uso, consumo, producción y comercio.

drogas3.jpg

Las drogas en México son una fuente de ingresos considerable, se produce aquí y se manda en su mayoría a Estados Unidos para su consumo, pero gracias a que los ingresos que se obtiene de esta actividad son muy altos y relativamente más fáciles de obtener que por medios legales, trae consigo grandes repercuciones.

En México las dos principales son primero la violencia que se desata por los narcotraficantes y su narco-cultura y segundo la corrupción en la que se ve envuelta el país.

Cada vez hay más asesinatos que se le atribuyen al narco, ajustes de cuentas, personas que se meten en territorios prohibidos o manejados por otro cárteles, el dominio de los cárteles de armas de uso exclusivo del ejército, la pelea por el poder o por la distibución de la droga en algunas zonas, crea peleas y asesinatos cruentos entre narcotráficantes y la policía mexicana, pero hay veces que también asesinan a personas que pelean en contra de este sistema como son los periodistas o asesinan inocentes o chivos expiatorios que nada tienen que ver en el tráfico de drogas.

La Narco-cultura que ha influido en sectores como la religión (adoración de la Santa Muerte o a Jesús Malverde “el Santo de los Narcos”), en la música (los famosos narco-corridos) e incluso ya en el estilo de vida y en la forma en que se subsiste alrededor de este medio en muchas poblaciones del país.

Además el país presenta una gran red de corrupción de la que no conocemos sus alcances, en las que gracias al narcotráficos autoridades del país por negocios o por miedo, hacen favores a los diferentes cárteles para facilitar su trabajo. Unas de las zonas con más peligro aquí, son el ejército, la policía y las autoridades aduaneras.

drogas4.jpg

¿Cómo hacer para evitar todos estos problemas?

Gustavo de Grieff es uno de los principales defensores a nivel mundial sobre la Legalización de las drogas. Quién fue Fiscal General de la Nación en Colombia y Embajador Colombiano en México asegura:

“que la legalización no tiene por qué producir un aumento del consumo de drogas y en cambio sí terminaría con la violencia, la corrupción y la desestructuración progresiva de la sociedad que el narcotráfico trae consigo.

Según de Greiff es justamente la prohibición de las drogas – una política que comenzó a desarrollarse con fuerza en los años 70 bajo el gobierno del presidente Nixon ante la violencia callejera provocada por la competencia entre organizaciones por los mercados de consumidores – lo que provoca esta violencia, así como que su comercio, por el riesgo que conlleva al ser ilegal, produzca enormes ganancias para los narcotraficantes y las autoridades corruptas, negocio que difícilmente va a detenerse mientras existan los consumidores.”

drogas5.jpg

Obviamente conocemos los efectos de las drogas y los daños que causan en personas sobretodo con poca educación, menores de edad en problemas o personas que simplemente pierden el control y se abandonan al consumo de las drogas y mueren por sobredosis. Aún así creo que debemos considerar que si una persona esta resuelta a consumir drogas, encontrará una vía para hacerlo y muy pocas personas podrán evitarselo. Muchas personas aseguran que lo que es ilegal llama más la atención, así que incluso creen que legalizando las drogas pueda ser menos atractivo y pueda bajar su consumo. Yo dudo muchisimo sobre lo verdadero de está última tesis.

Así que está en nosotros la decisión o la simple polémica ¿La legalización si será un resultado para pelear la violencia y la corrupción que las drogas ilegales traen consigo? ¿Aumentaría el consumo de drogas y la sociedad será aún peor de lo que ya es? ¿Cuál es la verdad y la mentira en todo este debate?

La respuesta la tiene cada quien, yo en lo personal no legalizaría las drogas, aun con estas supuestas bondades.

Las páginas de internet en las que me apoyé para escribir estes artículo son las siguientes:

drogas1.jpg

La polémica viva: Los alimentos transgénicos

transgenicos1.jpg

Un transgénico (Organismo Modificado Genéticamente, OMG) es un organismo vivo que ha sido creado artificialmente manipulando sus genes. Las técnicas de ingeniería genética consisten en aislar segmentos del ADN (el material genético) de un ser vivo (virus, bacteria, vegetal, animal e incluso humano) para introducirlos en el material hereditario de otro.

Estos seres vivos que nacen a partir de las mezcla de los ADN’s otros seres vivos son nuevos en la naturaleza, crean nuevas especies que no existían antes.

Esto parecería ser algo bueno, pero no resulta ser así. Los cultivos al aire libre son afectados por los cultivos transgénicos y se van mezclando y formando una sola especie de los mismos, acabando con especies que existían naturalmente en la tierra, esto aunado a los monocultivos.

trasngenicos3.jpg

Los defensores de los productos trangénicos dicen que se puede erradicar la hambruna mundial, dado que resultaría más barato producirlos y se puede hacer en mayor escala. Pero resulta que estos cultivos transgénicos tienen mayor dependencia a pesticidas, fertilizantes y herbicidas lo que los hace más caros y esta es sólo una repercución si no contamos la contaminación de suelo y agua y las enfermedades que estos pueden llegar a causar. Además veamos en perspectiva cada vez hay más seres humanos en el mundo y cada vez hay más que no pueden costear sus alimentos, tan sólo en México 14 millones de mexicanos no tienen que comer, no se diga en África y Asia, creo que los transgénicos no están acabando con los problemas de hambre mundial.

transgenicos5.jpg

Otro punto de vista a esto se menciona por las personas de Greenpeace:

” La solución al hambre y la desnutrición pasa por el desarrollo de tecnologías sostenibles y justas, el acceso a los alimentos y el empleo de técnicas como la agricultura y la ganadería ecológicas. La industria de los transgénicos utiliza su poder comercial e influencia política para desviar los recursos financieros que requieren las verdaderas soluciones.”

Hay otra cosa de la que no tenemos una certeza. ¿Qué efectos pueden tener en los humanos y animales que consumimos estos alimentos transgénicos?

transgenicos2.jpg

Las barreras de ADN se rompen con virus que son inmunes a algunos antibióticos, por lo que pueden ser dañinos a la salud. Algunos de estos alimentos transgénicos resultan ser alérgicos. Pero hay muchos problemas que causan las empresas productoras de estos alimentos ya que bloquean su regulación y además la falta de etiquetado de los mismos evita un fácil rastreo a las consecuencias para la salud humana. Greeenpeace hace al respecto el siguiente comentario:

” Los riesgos sanitarios a largo plazo de los OMG presentes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos no se están evaluando correctamente y su alcance sigue siendo desconocido. Nuevas alergias, aparición de nuevos tóxicos y efectos inesperados son algunos de los riesgos.”

Así que, ¿qué vamos a hacer? ¿A quedarnos con los brazos cruzados? Podemos apoyar esta nueva tecnología pero darle un enfoque responsable y estudiar y evitar las consecuencias dañinas para el ser humano o podemos ser radicales y tratar de no consumir estos alimentos y además evitar su producción por el daño ambiental que estan causando, pero definitivamente no podemos quedarnos sin hacer nada.

Aquí están algunas ligas que me ayudaron a redactar este artículo, además de algunas sumamente interesantes:

transgenicos4.gif

Urgente: reforma de política migratoria en México

¿Somos los únicos que buscan mejor futuro?

Si bien es cierto, que México tiene serios problemas con la frontera con Estados Unidos y que año con año nos enfrentamos a esperanzas de que los indocumentados cambien su situación, no nos podemos apartar de la razón de que, por otra parte, descuida bastante el sur. Este suceso, si no se controla a tiempo, se va a convertir en un problema de seguridad social, ya que estamos enterados, por dicha frontera, entran indocumentados que podrían ser denominados de riesgo (MARA-SALVATRUCHA), grupo conformado por habitantes principalmente de El Salvador, Honduras y otros países de Centroamérica que huyeron de sus países, tratando de escapar de la crisis para alojarse en Estados Unidos y que han tomado a México como el puente directo a la gloria. Por otra parte, también existen problemas de igualdad, ya que México ha peleado durante mucho tiempo por el respeto de los indocumentados Mexicanos en EEUU, y al mismo tiempo, se ha sabido que los indocumentados centroamericanos han recibido maltratos por parte de la autoridad; yo considero que es posible enviarlos de regreso a su país como parte del proceso de deportación, todo con un trato digno; no hay que olvidar que el trato dado, puede ser el trato recibido. Mediante esta noticia dada en el periódico, podemos darnos cuenta que así como Estados Unidos tiene problemas para aceptar a los indocumentados y promover programas que apoyen a todas esas familias que viven escondidas y refugiadas o quizá buscar la forma de controlar mas la entrada de personas, México se encuentra en pañales sin poder diseñar una política migratoria mediante la cual, se pueda tener un mejor control de la zona sur de país. Para mayor conocimiento del artículo señalado, visitar el link: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2007/10/22/mexico-rezagado-en-politica-migratoria-soberanes

México: contacto de la “MARA” con el sueño americano

Los 300 líderes mas influyentes de México

MÉXICO, D.F., 21 de septiembre de 2007. Palabras del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Felipe Calderón Hinojosa, durante la Reunión con los 300 Líderes Más Influyentes de México, que tuvo lugar en esta ciudad. Muy buenas tardes, queridas amigas, queridos amigos. Me da muchísimo gusto compartir con ustedes este almuerzo a invitación de Jorge y de Raúl Ferráez, de Líderes Mexicanos. Es un gran gusto el poder estar con ustedes en esta presentación, en esta reunión, en esta convocatoria que la Revista Líderes hace con 300 de las mexicanas y los mexicanos más influyentes en la vida nacional. Me da gusto además observar el fortalecimiento de este proyecto editorial, que como ya explicaba Jorge aquí, tuve la oportunidad de conocer hace una década y media. Pienso que siempre las ideas y las experiencias de mexicanas y mexicanos destacados que ofrece esta revista de manera muy original, marcan ejemplos, testimonios y vivencias para seguir en nuestra generación. Es un honor también ver en cada una y en cada uno de ustedes, mujeres y hombres que han brillado con luz propia en la empresa, en la economía, en la política, en el arte, en la cultura, en el deporte. Mexicanas y mexicanos que han demostrado cualidades de dirección, de conducción, de liderazgo, las cuales se ejercen además en beneficio de México. Señalaba también Jorge en su mensaje, que una de las características que ha encontrado en aquellas y aquellos a quienes entrevistan, es el tener un sueño, una visión. Y quizá lo que yo pueda reflexionar este viernes, tiene que ver con esto. Estoy convencido que la clave, no sólo de ser líder o pretenderlo, la clave de vivir con sentido en este mundo es creer, es creer en algo, es creer en algo intensamente, ser capaz de soñar, ser capaz de imaginarlo, creer en algo firmemente. Creer en algo implica también tener la fuerza para sostenerlo, no sólo la fuerza, sino la congruencia vital, escasa en nuestro tiempo, de ser coherente entre lo que se piensa y lo que se dice y todavía más escasa y quizá especie en extinción, la congruencia entre lo que se piensa y lo que se hace. Ortega y Gasset, hace ya muchísimos años, aportó al análisis nuestro el estudio de la historia en base a generaciones y mencionaba que la historia se escribe, precisamente, no en una masa uniforme, impersonal, sino más bien en la cadencia que se siguen unas generaciones a otras, que cada generación era una minoría selecta y su muchedumbre lanzada a la existencia con una trayectoria vital determinada. Yo no sé si esta lista de 300, ó de 500, ó de 100, ó de 20, ó de 10, sea una lista adecuada, quizás ni somos todos los que estamos ni están todos los que son, no lo sé. Lo que sí creo, lo que sí sé, es que cada una y cada uno de ustedes tiene algo qué hacer, que cada una y cada uno de nosotros tuvo más oportunidad en este México quebrado por el dolor de la injusticia y la desigualdad. Tuvo mucho más posibilidades que cualquier otro, tuvo más posibilidades que una niña que ni siquiera llegó a los dos años de edad en la montaña de Guerrero. Tuvo más oportunidades que un tarahumara en la Barranca del Cobre, tuvo más oportunidades que una joven en las orillas de Chimalhuacán que ha sido prostituida a sus 13 años en La Merced en la Ciudad de México. Tuvo más oportunidades de ser y de hacer, y este México tiene más que exigirle a ustedes que a esa niña que está en La Merced, tiene más que exigirle a ustedes que hemos tenido oportunidades de aprender, vivir y de ser, que a esos jóvenes que están en la montaña alta de Guerrero o de Oaxaca o de la Barranca del Cobre. Tiene más que exigirnos, que a los que están ahora levantando su puesto ambulante en uno de los ejes de la Ciudad de México, tiene más que exigirnos a nosotros, que a quienes están levantando ahora una cosecha que no les dejará ni para comer los próximos dos meses. Pienso que esta minoría selecta, esta élite tiene una responsabilidad enorme con su generación y con nuestro tiempo; pienso que esta minoría selecta que a final de cuentas marca cadencias en una generación, tiene mucho más que hacer que los demás. Y lo que nos decía Ortega y Gasset es que estas generaciones eran como ejecutores de una larga sinfonía, ni más ni menos que la sinfonía de la historia, y hay momentos en que hay generaciones que se pierden, se hunden, se callan, se opacan en la mediocridad, se opacan en el miedo, en el temor, en la desesperanza, en la inercia. Hay generaciones y sus minorías selectas que nunca se asumen corresponsables de su tiempo, y entonces, como una sinfonía mal ejecutada, como una terrible distorsión, como un colectivo desafinamiento que rompe la continuidad de la música, que hace un estruendo, un chirrido ofensivo incluso a quien escucha, lo que era una larga sinfonía; entonces la historia y la continuidad del hombre se pierden. Cuántas veces en nuestro México se ha roto nuestro tiempo, cuántas veces hemos perdido, cuántas crisis económicas en nuestro México reciente han mandado a más de la mitad de los mexicanos a la miseria otra vez. Cuántas fortunas se han construido sobre la sangre y sobre el dolor de esa mitad de mexicanos. Y más atrás, cuántas batallas hemos perdido, cuánto territorio, cuánta mediocridad hemos aportado entre todos para hacer de este país enorme, bendito por sus recursos naturales, por su historia, por su identidad, uno más entre el ciento de países que pueden hacerlo, pero que no lo han hecho. Pero a veces también, amigas y amigos, hay momentos de lucidez, de esplendor, en que esa minoría, esa minoría selecta, ese pequeñito grupo de empresarios, de intelectuales, así llamados; ese pequeño grupo de periodistas y de deportistas y de artistas y de políticos y de servidores públicos y de trabajadores, hace a un lado la gran tentación humana de quedarse sentado a la orilla del camino, hace a un lado la gran tentación humana de quedarse simplemente a descansar los fines de semana, hace a un lado la gran tentación humana de poner a salvo el pellejo y no hacer absolutamente nada que nos comprometa, hace a un lado las grandes tentaciones humanas de ser igual que siempre, y de apostarle un poco más a trascender y a pensar en algo distinto. Y entonces es cuando esas minorías selectas y sus muchedumbres que la siguen transforman la historia y entonces la sinfonía se ejecuta distinto y entonces la música del tiempo y la historia del hombre es verdaderamente trascendente, entonces estamos hablando de una cosa absolutamente distinta a cualquier especie. Eso es, entonces, lo que yo entiendo cuando verdaderamente existen y se ejercen verdaderamente los liderazgos, es cuando implica el ser líder, el ser capaz de trascender, el ser capaz de creer y cuando entre los que creen que hay alguien que es congruente y cuando el que es congruente es no sólo entre lo que piensa y lo que dice y lo que guarda, sino entre lo que piensa y lo que hace, y cuando el que es congruente es capaz de sacrificar y de mover, y cuando el que piensa, cree y hace lo que es congruente, es capaz de escapar a lo que los demás dicen, es capaz de ser, como dice Eliot, el fugitivo. El fugitivo, porque según él, en un mundo de fugitivos el que toma la dirección contraria parece ser el que huye. Cuando alguien es capaz de ser fugitivo en un mundo que huye, es entonces cuando verdaderamente pueden escribirse las cosas completamente distintas. Hay ciertos mandamientos que Gandhi heredaba a la gente de su tiempo, yo citaría quizás sólo tres de los siete que nos ha dejado: Cuáles son los pecados de la humanidad, los vitales; cuáles son los pecados capitales, los siete que nos dejan a ustedes y a mí, las responsabilidades que nos toca vivir y acompañar. Son acaso los tradicionales, los de la vieja filosofía tomista, los del Éxodo, quizás estos pueden quedar ahí, reflexiones propias. Pero pecados nuestros verdaderamente son: uno, hacer política sin principios; hacer comercio sin moral, hacer oración sin sacrificio, hay muchos otros. Pero a quienes tienen la responsabilidad de estar enfrente de otros que los ven y que los siguen, no pueden fallar. Amigas y amigos: Allá afuera, hay un México, ciento cinco y pico millones de mexicanos esperando a ver a qué horas hay una fuerza nacional capaz de entenderse y hablar. Hay un liderazgo, una minoría selecta en la cultura, en la economía, en la empresa, en la política, en el deporte, capaz de mover a este país en una dirección distinta al lamento eterno, que nos han enseñado a ser. Una minoría capaz de creer que México puede ser distinto del México del ya merito, y del ahí se va, y de que tienen la culpa los gringos, o tienen la culpa los empresarios, o tienen la culpa los políticos, o tienen la culpa otros. Un México distinto al que se queda quieto, callado, resignado; un México distinto al que se acobarda frente al que tiene una AK-47 y hace lo que se le da la gana porque los 105 restantes, los 105 millones simple y sencillamente no están en la menor disposición de arriesgar absolutamente nada. Un México distinto al de la oruga docta que pontifica y se sube allá a su torre de marfil y que tarde o temprano queda convertida en pedestal de imbéciles. Un México distinto verdaderamente al que nos enseñó a agacharnos, a resignarnos, a esperar, a criticar y a ver a qué hora pasa una cosa como por arte de magia, como por milagro, como por resignación plena que vierte a las divinidades nuestras tan poderosas, el cambio de la historia. El cambio de la historia, amigos, es responsabilidad absolutamente nuestra, es responsabilidad de los millones de mexicanos que somos, sí, pero especialmente quienes han sido marcados por un privilegio o por una especialidad. Quienes han sido llamados por sus compañeros, por sus amigos, que por estos jóvenes entusiastas y audaces como los que dirigen la Revista Líderes, quienes han sido llamados líderes de México. A mi lo que me queda de reflexión es simplemente, primero, un sentimiento de gratitud por esta reunión, por este ejercicio verdaderamente estimulador que han hecho los Ferráez durante muchos años. Segundo. Un compromiso, un compromiso de no quedarse ni callado ni sentado ni atemorizado ni paralizado. Tercero. Una convocatoria, una convocatoria a si de líderes se trata, amigas y amigos, más vale ser y no parecer, más vale como decía Herrera y Lazo: servir y no brillar, más vale ser vivientes y no supervivientes de la historia nacional, porque la nuestra no es comedia, ni tragedia, sino drama, un drama intenso que tiene muchos espectadores, pero muy pocos protagonistas de verdad. Y finalmente, una invitación a creer, a creer en algo, a creer firmemente en algo que heredar a los que nos suceden, a creer en México, es lo único que tenemos y a final de cuentas, lo único grande que podemos heredar. Y si al final del camino, a pesar de la adversidad, a pesar del viento en contra, a pesar del escepticismo que nos hace dormir sin soñar, es posible entonces, transformar la historia en el momento que nos ha tocado vivir, entonces, estar tranquilos en consciencia plena ante quien verdaderamente puede juzgar sin hacer drama. En pocas palabras amigos, yo los invito a ser lo que se dice que somos, a soñar con fuerza, a creer en lo que soñamos, a ser congruente entre lo que soñamos, decimos y hacemos y, sobre todo, a creer y a creer firmemente en México, a transformarlo, a hacerlo, a transformarlo con audacia, con fuerza, a ser capaces de responder y de rebasar los límites de lo humanamente esperable, los límites de lo conservador, de lo sensato, de lo prudente; a transformar a nuestro país en el México que queremos, un México fuerte y seguro de sí mismo. Un México limpio, un México ganador, un México competitivo, un México justo, en el México que verdaderamente está llamado a ser, el México que será si los líderes mexicanos son capaces de responder a tal título que hoy, gracias a la benevolencia de los hermanos Ferráez, nos ha sido concedido. Así que, amigas y amigos, transformemos a México y entonces sí nos llamaremos líderes del país. Gracias. – – – 0 – – –

Nota: Cabe señalar que el que dio este discurso fue el Presidente Felipe Calderon, el autor que pulico este articulo no lo pude conseguir debido a que este articulo me fue facilitado por un maestro.

2 de Octubre ¿No se olvida?

El fotografo de Gobernación

Hoy se cumplen 39 años de la fatídica matanza de Tlatelolco, cada año se hace una manifestación exigiendo justicia en el Distrito Federal, ninguno de esos años han obtenido algo.

Esa tarde de 1968, como todos sabemos se hizo un mitin estudiantil (de los estudiantes de la Universidad Autonóma de Mexico y del Instituto Polítecnico Nacional) en la plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, entonces a una señal se lanzo un operativo (un operativo cruel y cobarde a las ordenes del entonces Secretario de Gobernación Luis Echeverria Alvarez) en el que se asesinaron, desaparecieron y dejaron heridos a miles de los manifestantes, una cifra escalofriantemente más alta de la que el gobierno declaró.

Las filmaciones

Hoy 39 años después no se han tomado cartas en el asunto y dudo mucho que se haga algo al respecto, porque aunque muchas personas no hemos olvidado lo que paso ese día, parece que las personas dedicadas a la impartición de justicia en nuestro país, ya olvidaron lo que paso y que no desean recordarlo.

Muy pocos representantes con poder de ese movimiento siguen en pie, como es el caso de Elena Poniatowska que recuerda que aun no se hace justicia por esa matanza, que muchas personas que vivían en los apartamentos en frente de la plaza vieron los cuerpos caer y hasta sufrieron estragos (como olvidar la película Rojo amanecer [1989]), además de hacer la invitación de nunca olvidar estas cosas para no repetir errores del pasado.

Para mi el 2 de octubre es una fecha de lo ciega que puede ser la humanidad, de lo mal que puede estar un país para atacar a sus propios habitantes, de lo triste que es recordar una fecha por las muertes por las caidas en vez de por los logros, de que México es un país que ha sufrido muy malas decisiones de sus gobernantes, de que el ser humano destruye al propio ser humano sin tocarse el corazón, pero de que igual que en otros miles de eventos a nivel mundial e histórico, se que esta fecha debe servir para que el ser humano aprenda, aprenda de sus errores, de sus caidas, de sus muertes, de lo cruel que se puede ser y de lo que nunca debe pasar en la historia de la humanidad, aunque aun pase (en este momento hay represiones violentas del gobierno de Myanmar contra su población).

La noche de Tlatelolco

El dos de octubre no debe ser recordado, sino que jamás debe ser olvidado.

Los invito a leer el artículo “Casi 40 años y no se olvida” del escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II, el cual lo escribió para el periódico la Jornada. Se encuentra en la siguiente liga: http://www.jornada.unam.mx/2007/10/02/nota1.php

Alguna información y las fotos fueron tomadasde la página de internet: http://www.jornada.unam.mx

2 de Octubre. No se olvida

Nuevas cifras de Pobreza en México

pobreza2.jpg

La Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol), Beatriz Zavala Peniche, admitió que en México hay 44 millones 700 mil mexicanos que viven en situación de pobreza, de los cuales 14 millones 400 mil se enfrentan a la pobreza alimentaria, la pobreza más destructiva y más díficil de afrontar; estas cifras se desprenden del más reciente informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Esta información se dio a conocer en el recinto legislativo de San Lázaro como parte de la Glosa del Primer Informe de Gobierno del Presidente Felipe Calderón.

El plan inmediato es que con un trabajo legislativo y ejecutivo en conjunto, se apoyara al programa Oportunidades para que se llegue cuanto antes a ayudar a 4 millones 300 mil mexicanos que padecen de hambre.

Dijo que dos de cada tres personas en situación de pobreza alimentaria se ubican en las zonas rurales donde, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), 40 por ciento de la población elabora sus propias tortillas

Estas cifras para mi son alarmantes, si en México somos 103,263,388 mexicanos según el II Conteo de Población y Vivienda 2005 del INEGI, esto quiere decir que 43.29% de la población de México es pobre, muy cerca de la mitad y que si esto fuera poco el 13.94% de los mexicanos no tienen recursos para comer.

Esto es completamente incongruente, los indicadores económicos de México como el PIB, el PNB, los puntos de la Bolsa de Valores, cada día van a la alza; en un pais donde habita el hombre más rico en el mundo, en ese país que parece que crece y mejora y se desarrolla cada vez más, en ese mismo país casi la mitad de su población es pobre y más de una décima parte no tiene que comer, eso es humillante, triste, vergonzozo, simplemente no entiendo como esto puede ser posible.

Aunque si lo analisamos un poco cada vez hay menos ricos en México con más dinero y más pobres con menos dinero, y hay unas palabras claves para explicar esto, aunque la explicación no sea buena. Estas palabras son desigualdad, marginalidad, discriminación, intolerancia, falta de conciencia social.

¿Que sería de nosotros si fueramos una de esas más de 14 millones de bocas que no tienen que comer?

Para leer una nota al respecto entra a la liga: http://www.jornada.unam.mx/2007/09/28/index.php?section=sociedad&article=046n1soc

pobreza1.jpg